Llevar una vida saludable es una de las premisas que identifican estos primeros 20 años del siglo XXI. Todo lo que sea healthy tiene importancia y cada vez son más las personas que eligen un estilo de vida en el cual la buena salud está por encima de otras cuestiones. A esta tendencia se ha sumado la tecnología.

No es ninguna novedad que los smartphones han facilitado nuestra vida y se han vuelto un objeto imprescindible de uso cotidiano. Su potencial se expande constantemente, siendo mediante las apps la forma de revolucionar nuestro modo de vida y hacer las cosas.

En este sentido, y en armonía con la cultura de la vida sana, han surgido una gran cantidad de apps de cuidado personal. Su objetivo es aportarnos consejos, medidas y fomentar la práctica de ciertos hábitos para preservar y mejorar nuestra salud.

Para saber cuales son las apps de salud que no pueden faltar en tu smartphone hemos preparado este post donde te contaremos cuales son las mejores.

Meyo

Destinada a revolucionar el mundo de las apps de salud, no existe nada como Meyo. Es la primera y única app que engloba todas las cuestiones de salud del cuerpo humano. Su tecnología de inteligencia artificial permite que el usuario interactúe con la app y de esta manera detectar sus problemas, necesidades, miedos y aspiraciones.

Meyo ofrece una gran cantidad de prestaciones para conseguir sacar el máximo partido de nuestra salud física y psicológica. Desde los clásicos consejos y retos en materia de alimentación y deporte hasta consejos y ejercicios para aumentar el rendimiento laboral, dormir mejor, superar fobias, mejorar las habilidades comunicativas, superar la timidez, vencer el estrés y la ansiedad, relajarnos, hacer planes de ocio, mejorar el ánimo, superar la pérdida de un ser querido o una ruptura amorosa, dejar de fumar y abandonar hábitos compulsivos, técnicas de meditación y hasta conversar con el chatbot de inteligencia artificial.

IDoctus

Es la primera app en castellano destinada para médicos. Su objetivo es ayudar al médico en su trabajo mediante información recogida, ya que ofrece una enorme base de datos de fuentes veraces e independientes, permitiendo la comunicación entre médicos. De esta manera pueden realizar interconsultas en cuanto a los síntomas de un paciente y determinar el tratamiento adecuado para la enfermedad en cuestión.

Una herramienta fantástica para los profesionales de la salud que buscan optimizar su trabajo que ya cuenta con más de medio millón de profesionales en su red.

Nike + Run Club

La marca cuenta con su propia app de entrenamiento y es una de las más completas disponibles. Desde esta app, Nike te propone medir parámetros, ritmos, calorías consumidas y archivar tus progresos. Además ofrece una gran cantidad de entrenamientos de diferente tipo para que puedas realizar en tu casa sin la necesidad de ir al gimnasio.

Universal Doctor Speaker

Creada para solucionar los problemas de comunicación entre doctores y pacientes, UDS fue desarrollada para funcionar como una especie de traductor de la información médica para que sea más comprensible. Cuenta con 13 idiomas y se basa en un sistema de preguntas y respuestas preestablecidas.

Es ideal para una persona que se encuentra en otro país. Basta con elegir el idioma y explicar lo que le ocurre desde el propio idioma con frases que describan las necesidades médicas inmediatas que luego serán traducidas para el personal médico.

Apps para problemas específicos

Existen aplicaciones de salud que tal vez no tengan un uso práctico para la mayoría de la población pero si son muy útiles para personas con una patología determinada. Algunas de ellas son:

Catch my pain. Pensada para personas que sufren de dolores crónicos.

Cardiograph de Macropinch. Una app muy útil para quienes tengan problemas cardíacos y necesiten monitorear su corazón.

Runtastic sleep better. Si tienes problemas para dormir, con esta app podrás monitorear el sueño y gestionar tus horas de descanso y optimizarlas.

Social Diabetes. De gran ayuda para quienes sufren de diabetes tipo 1 y 2. La app permite hacer un seguimiento de las comidas y de la cantidad de insulina que debe ser inyectada.